Sobre mí

Inmaculada Tapia

Mi nombre es Inmaculada Tapia Martínez, nací en Olula del Río (Almería). Soy diplomada en Logopedia y maestra de Audición y Lenguaje por la Universidad de Málaga. Aprobé las oposiciones de Magisterio en la Región de Murcia. Y fue en Águilas (Murcia), donde comencé a desempeñar esta labor tan bonita y especial que tenemos los maestros de Audición y Lenguaje.

Actualmente, trabajo en varios colegios de Almería. Mi experiencia está ligada, desde hace ya más de 15 años, a la enseñanza pública de alumnos con necesidades educativas especiales, escolarizados en Modalidad B y Modalidad C (Aulas Específicas y aulas TEA). Mi clase es como una sala de juegos, se lo pasan bomba y aunque no se dan cuenta, aprenden un montón. Así como, día a día, yo aprendo y crezco gracias a ellos, a nivel personal, profesional y humano.

Enamorada de la literatura infantil, mis cuentos promueven valores tan importantes como la diversidad, la inclusión, el respeto, la convivencia, el esfuerzo, la perseverancia y la superación.

Autora de Rúper busca el arco iris, un álbum ilustrado cuyo fin es estimular el lenguaje de los niños a la vez que se trabaja la educación en valores, la inteligencia emocional, la empatía, la autoestima e invita a hablar sobre temas tan importantes como la diversidad, el respeto, la inclusión y el acoso escolar. Ha sido publicado por la Editorial Gunis y parte de mis beneficios van a UNICEF.

Dentro de él, podréis encontrar un código QR que incluye una guía y recursos didácticos descargables para trabajar y jugar tanto en el hogar como en el centro escolar.

He colaborado también escribiendo “El sueño de Tina” en el libro solidario Miradas con alas a favor de FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras) y “Jugar, soñar y volar” en Lo pequeño es grande a favor de S.O.S. Ángel de la Guardia, ambos publicados por Bichos Editorial.

Soy colaboradora de la revista Guíainfantil.com y disfruto escribiendo para niños. Actualmente estoy llevando a cabo Manos a la obra, un proyecto altruista para personas con dificultades en el uso del lenguaje, en el que se trabaja la pragmática a través de pictogramas de ARASAAC e ilustraciones.

Me encanta mi profesión así como la magia y la enseñanza que nos transmiten los cuentos. Y es por ello, por lo que considero que tanto la educación como la literatura, deben ir de la mano, ya que a través de ellas, podemos sembrar importantes y valiosos valores que florecerán con el paso del tiempo, dando como fruto una sociedad libre, íntegra, madura y responsable.